• Novedad
zoom_in
keyboard_arrow_left keyboard_arrow_right

Queso de Oveja al vino Syrah 1kg

22,07 €

(22,10 € /Kg)

"Te lo recomiendo por sus aromas limpios, complejos, de leche cruda suave, y campo con matices frutales. Su sabor es intenso, cremoso y  muy elegante. Un queso extraordinario.

Jaime Boville

Experto Gastronómico

Queso de pasta prensada elaborado con leche cruda de oveja churra, de corteza lavada con vino tinto al Syrah y con una  maduración de 6 a 12 meses, coagulación enzimática y cuajo animal.

INGREDIENTES

Leche cruda de oveja, vino syrah, cuajo animal, sal y lisozima de huevo. Materia grasa sobre extracto seco mínimo 45% .

PRESENTACIÓN

Forma cilíndrica con las caras y laterales lisos.

Corteza natural lavada de color pardo oscuro.

ELABORACIÓN Y MADURACIÓN

La coagulación se realiza entre 30 y 32°C, se corta la cuajada con una lira vertical y horizontal hasta conseguir el grano deseado, se agita la masa suavemente y se recalienta. Tras reposar varios minutos, se introduce la cuajada en moldes y después se prensan durante varias horas.

El salado se realiza por inmersión en salmuera fría y la maduración  se realiza en cámara acondicionada, regularmente se les da la vuelta para que la flora se implante en toda la corteza y adquiera las características  deseadas.

NOTA DE CATA

Al corte presenta un color amarillo pajizo y cerco poco pronunciado, olor limpio, equilibrado e intenso. Notas de cuero y frutos secos ligeramente tostados. La corteza recuerda a bodega, tierra húmeda y setas del bosque.

En boca, pasta firme y semidura, elasticidad baja y adhesividad media que revelan una  buena solubilidad en boca. En boca su paso es largo, suave al principio pero intenso en conjunto. Acidez muy elegante y ligero dulzor combinados con notas herbáceas de heno seco. Regusto final a frutos secos.

MARIDAJE

Frutos secos tostados, nueces, almendras, pistachos y frutas  variadas, panes artesanos, vinos blancos fermentados en barrica, tintos de crianza y de reserva.

CONSERVACIÓN Y MODO DE EMPLEO

Lo ideal es conservarlo en frigorífico protegido por su envoltorio original o papel sulfurizado, si no se va a consumir inmediatamente, es recomendable  envolverlo en un trapo ligeramente humedecido en agua salada, así evitamos su secado, pérdida de mantecosidad y sabor.

El queso es aconsejable consumirlo a una temperatura entre 20 y 22°C y atemperado 1 ó 2 horas antes.

Una vez terminada la degustación se vuelve a guardar el queso cubriendo el corte con un film doble de plástico o papel de uso alimentario, para protegerlo.

Productos Relacionados

Top